Mensaje de organizaciones latinoamericanas sobre Klimaforum10

Climate panel at the Foro Social Mundial tematico seen as a model for Cancun by some Mexican actors as RMALC opposing Klimaforum10. To the left Alejandro Villamar from RMALC, in the middle and to the right Francois Houtart. Tord Björk was the fourth participant in the panel here taking the photo.

La Alianza Social Continental, Jubileo Sur/Américas, CLOC-Via Campesina, Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe (ATALC), REBRIP, RMALC, Marcha Mundial de las Mujeres, Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), la Convergencia de los Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA) y CADTM Abya Yala estamos comprometidos en la construcción de un proceso de movilización conjunta en torno a la problemática del Cambio Climático, sus causas estructurales y sus reales soluciones.En este proceso, identificamos algunos momentos importantes en los próximos meses, como la cumbre Enlazando Alternativas, el Foro Social Américas y la realización de la COP16 en Cancún. Dado que el tema de esta última es el cambio climático, será especialmente estratégica para el conjunto del movimiento mundial sobre justicia climática.

Como se mencionó en la carta de la Asamblea de Movimientos Sociales, realizada en el marco de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático en Cochabamba “Evaluamos que la cuestión del cambio climático es importante junto a otras manifestaciones de la crisis sistémica global. Para confrontar realmente la ofensiva imperialista debemos frenar la militarización de nuestros territorios y la criminalización de los movimientos sociales, toda la agenda neocolonial contenida en los Tratados de Libre Comercio, el endeudamiento ilegítimo, el poder de las transnacionales y especialmente el modelo del agronegocio y extractivo que promueven en la privatización de la vida y la naturaleza”.

Durante la conferencia de Cochabamba discutimos y avanzamos en consolidar las alianzas con el ánimo de afianzar un proceso de movilización hacia Cancún, lo suficientemente sólido para darle continuidad posteriormente. En ese sentido, se resaltó la importancia de  retomar y seguir construyendo a partir de las experiencias anteriores, como la de la lucha contra el ALCA, que permitió identificar puntos de encuentro y luchas comunes entre los movimientos sociales del continente que nos oponemos a este modelo económico y social. Estas luchas han sido visibilizadas de muchas maneras, incluyendo a través de la realización de Cumbres de los Pueblos, que son momentos de resistencia, debate, construcción colectiva y movilización. Estas Cumbres constituyen una tradición para los movimientos de todo el hemisferio y tienen una legitimidad ganada como espacio de lucha frente a las distintas iniciativas neoliberales en contra de los pueblos.

En consecuencia, frente a la COP16 en Cancún, consideramos que es fundamental fortalecer el proceso continental, articulando con redes y organizaciones de otras regiones del mundo, como lo hemos hecho también anteriormente. Si bien respetamos y valoramos la experiencia del Klimaforum, éste respondía al contexto europeo y danés, específicamente. Intentar trasladarlo o importarlo a nuestra región implica desconocer la realidad de nuestras luchas, así como la identidad y la historia de las movilizaciones en el continente.

Reconocemos la importancia de llevar a cabo articulaciones con otras regiones, en especial en torno a este tema, cuyas implicaciones afectan a los pueblos de todo el mundo. De acuerdo con el espíritu de lo acordado en Cochabamaba, la prioridad es nutrirse y articularse con las campañas, redes y organizaciones regionales y globales que en los últimos años han trabajado para enfrentar el cambio climático y defender los derechos de la Madre Tierra, y otras redes, organizaciones regionales y globales sectoriales y temáticas que han asumido el mismo compromiso. Muchas de nuestras redes y movimientos tienen trabajo a nivel mundial. En ese sentido, creemos que la convocatoria y las movilizaciones de Copenhague fueron muy importantes y es necesario darle continuidad a las alianzas que allí se consolidaron y que también venían de procesos anteriores. Sin embargo, ello no puede resultar en un desconocimiento de los procesos nacionales y regionales.

En relación con el trabajo que se está desarrollando en México, consideramos importante plantear algunas precisiones: existen varios grupos de organizaciones sociales de todo el país que está trabajando en consolidar un espacio amplio de convergencia y movilización. Este trabajo es el resultado de una autoconvocatoria de todos los interesados (entre ellos RMALC, las organizaciones mexicanas que forman parte de la campaña “Píntale la raya al cambio” , Otros Mundos, organizaciones de todos los sectores sociales incluidos miembros de Vía campesina, y algunas ONG’s comprometidas con estas luchas). Dado que se está buscando una coalición lo más amplia posible, basada en el trabajo con las organizaciones sociales, se trata de un proceso que requiere su tiempo, en el que es necesario hacer actividades de difusión, formación y discusión para construir consensos de carácter popular en torno a nuestras demandas por justicia climática.

Apoyamos este proceso desde el nivel regional y creemos que el espacio que se desarrolle frente a la COP16, debe ser amplio, tener un carácter político y de movilización, en el que sea posible debatir con las distintas redes y organizaciones sociales a nivel mundial, para alzar nuestras voces de rechazo al modelo económico y demandar justicia climática.

2 Comments

Leave a comment

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI